Geografía

Este municipio de la provincia de Cáceres forma parte de la comarca de las Tierras del Marquesado, zona compuesta por un cordón de sierras de mediana altura (entre los 500 y los 700 metros), de pizarras y cuarcitas pertenecientes al período ordovíciense y silúrico (parte del período Paleozoico inferior, primera de las grandes divisiones geológicas de la Tierra que comprende de -600 a -200 millones de años), que parten de la Sierra de Miravete y continúan con las de Corchuelas, Serradilla, Mirabel y Cañaveral.

Incluye un fragmento de la penillanura cacereña, en su mayor parte formada por esquistos precámbricos con algunos manchones en el centro, formados por conglomerados miocenos siempre entre cotas de 300 a 400 metros. Se trata de la zona situada al sur de las citadas sierras y limitada por el río Tajo.

La red fluvial se encuentra profundamente encajada, lo que permite "aislar" en los riberos numerosos enclaves que proporcionan los últimos refugios a numerosas especies escasas de la fauna europea.

Las condiciones climáticas de esta zona son las del Bosque Mediterráneo, es decir, escasas precipitaciones irregularmente distribuidas, elevadas temperaturas durante el verano y temporadas de prolongadas sequías.

Posee excelentes paisajes en los que las encinas, los pastos, cereales, olivos, monte bajo y matorral, compiten entre sí. Entre el cereal podemos contemplar avutardas, aguiluchos o sisones, mientras que entre las encinas se distinguen gran cantidad de rapaces, infinidad de especies de pájaros y las míticas grullas que, durante los meses fríos, comparten la dehesa con el ganado.

La característica más llamativa para el visitante es la gran cantidad de aves, pequeñas y grandes, que pueden verse por la zona, cuyo punto emblemático lo constituye el Parque Natural de Monfragüe, situado a escasos kilómetros de Casas de Millán.

También el aficionado a la botánica puede disfrutar de la gran variedad de especies existentes, ya que han sido clasificadas más de dos mil especies de plantas. Desde las raras orquídeas hasta las humildes y sorprendentes plantas parásitas de nuestros arbustos.

Las cumbres de las sierras que rodean este pueblo nos dan una impresionante perspectiva de la penillanura cacereña, en la que sobresalen las sierras circundantes y se encaja la red fluvial, con el río Tajo dividiendo la zona, transformándose todo en refugio de fauna y atractivo ecológico y paisajístico para cualquier visitante.

Entre las viviendas de esta población, normalmente de dos plantas construidas a base de mampostería de pizarra, destacan algunas construcciones por los blasones que decoran sus fachadas y la utilización de cantería para las puertas.

El municipio cuenta con varios manantiales de agua. Entre los más importantes se encuentra "La Canal", que antiguamente surtía de agua los caños de las fuentes del pueblo y uno de los lavaderos que todavía se conserva y que ha sido parcialmente restaurado. Aun hoy parte del abastecimiento de agua potable del pueblo se surte de él.

"El Mimbrero" era importante para el sistema de riegos por turnos que entonces tenían los huertos de naranjos, además de abastecer el caño de la Fuente del Palacio. Hoy en día continúa utilizándose para estos fines.

Mencionar también que Casas de Millán es una de las poblaciones que integran la Mancomunidad de Municipios Riberos del Tajo. El entorno de esta Mancomunidad posee un rico patrimonio cultural y natural, con grandes bellezas paisajísticas, monumentos e historia, una zona de gran interés turístico.